VIDA Y OBRA DE ANZOÁTEGUI

 

 

Nació en Barcelona (Estado Anzoátegui) un 14 de noviembre de 1.789, fue el tercer hijo de Don José Anzoátegui y Doña Juana Petronila Hernández. Su padre procedía de las Provincias Vascas y su madre de una distinguida familia de la Colonia. Los hijos de ese hogar pertenecieron a la clase popular barcelonesa, en oposición a la clase acomodada de la misma.

 

Su primera instrucción fue rudimentaria, pero adquirió variados conocimientos en organización y disciplina de milicia dirigidas por el Coronel español Don Sebastián de Blesa, quien  mantenía una escuela de Cadetes.

        

A raíz de los sucesos del 19 de Abril, Barcelona organizó un aparato de Gobierno que integraba el Dr. Francisco Espejo, como Gobernador Civil, Ramón García de Sena como Capitán General y el Subteniente Anzoátegui como Comandante Militar de la Plaza. Estando así la situación llegaron a Barcelona, a principio de 1.812, algunos comisionados en solicitud de tropas auxiliares para ayudar a las huestes de Miranda. Se consideró la solicitud estimándose imposible acceder a ella. Tal negativa impulsó a Anzoátegui a solicitar permiso para incorporarse al ejército de Caracas.

        

Siendo que por ese entonces su actitud coincidió con una contrarrevolución en la ciudad y con la proclamación de Fernando VII, mandando a prisión a los señalados como independentista, entre ellos Anzoátegui, fue llevado a las bóvedas de la Guaira, donde permaneció prisionero hasta el 12 de mayo de 1.813, cuando la real Audiencia dictó sentencia y le concedió la libertad.

        

En 1.813 contrajo matrimonio en Barcelona con Doña Teresa Arguindegui, en la cual tuvo dos hijas Calixta y Juana, de ambas hubo numerosa descendencia.

         En agosto de 1.813 se incorporó a las tropas de Campo Elías para destruir partidas españolas sublevadas al sur de Caracas. Al lado de aquel bravo jefe y su férrea disciplina pasó a formar parte del Batallón Barlovento.

 

En la campaña que se extendió hasta Araure, destacó gran talento y disposición para la guerra. Estuvo en la primera Batalla de la Puerta y luego en los Mosquiteros. El 14 de octubre de 1.813  obtuvo el título de Capitán. Después asistió a Bocachica, Carabobo y San Mateo. En la segunda Batalla de la Puerta donde se consumió el sangriento hecho del triunfo de Boves, se dirigió a la Nueva Granada con los restos del ejército que conducía el general Urdaneta y bajo el mandato de Bolívar contribuyó al sometimiento del Gobierno del dictador Álvarez. Siguió luego a Santa Marta, sin éxito debido a la rivalidad entre Bolívar y Castillo y Rada. Entonces se dirigió  a las Antillas vecinas habiéndose separado del ejército para tal fin. Se incorporó al Libertador en Haití, figuró con brillo en las expediciones de los Cayos y fue uno de los que con fusil en mano concurrió a la toma de Carúpano. Dispersados los invasores con motivo de la retirada de Ocumare, Anzoátegui luchó por salvar la expedición, coronando el triunfo con sus esfuerzos  en Quebrada Honda, el Alacrán  y el Juncal. Tomó activísima parte en la invasión a Guayana, dominando con firmeza y decisión todos los obstáculos.

 

Los resultados de este empeño dieron paso al caudaloso Cauca, el asalto a la Plaza de Angostura y por último la famosa Batalla de San Félix librada por el General Piar, el 11 de Abril de 1.817, lo que dio al Ejército Libertador la posesión de la rica Provincia de Guayana y el absoluto dominio del Orinoco, que más adelante permitió a Bolívar trasladar al interior los elementos necesarios para hacer la guerra.

 

En las disidencias de 1.817 se mantiene fiel a Bolívar y a sus principios; cuando Piar se insubordinó, Anzoátegui rarificó su adhesión a la causa de la República. Fue nombrado Jefe de la Guardia de Honor del Jefe Supremo, enfrentándose en la Campaña de los Llanos hasta llegar a las cercanías de Caracas, en marzo de 1.818, tomando parte en importante combates como la sorpresa de Calabozo, El Sombrero, la tercera de la Puerta, Ortiz y Cojedes, destacándose por su heroísmo y audacia. Por tal comportamiento el 13 de Octubre de 1.818, Bolívar le dio el grado de General de la Brigada.

 

En la Campaña de 1.819 tuvo el carácter de Comandante General de Infantería y Segundo Jefe del Ejército de Occidente. Informado Bolívar del perfecto estado de la División de Casaure y de la disposición de los pueblos a levantarse contra los españoles, reunió una Junta de Guerra de la cual formó Parte Anzoátegui. Este oficial, junto con Soublette apoyaron el proyecto de pronta invasión al Virreinato y todos convinieron en realizarlo.

 

Al frente de la División de Retaguardia con los Batallones: “Rifles, Barcelona, Bravos de Páez, Legiones Británicas, Lanceros, Guías de Apure y Dragones”, Anzoátegui hizo prodigios de valor. En Gámeza, en Pantano de Vargas y sobre todo en la gloriosa Batalla de Boyacá demostró ser un gran militar y estratega, lo cual el Libertador premió ascendiéndolo a General de División. El triunfo de Boyacá que aseguraba la independencia de la Nueva Granada, fue en su mayoría obra de Anzoátegui. A pocos días de la gran batalla que iba a hacer posible la creación de Colombia, este gran guerrero rendía su tributo a la muerte.

 

Cuando apenas saboreaba los triunfos de Nueva Granada y estaba en la flor de sus años, pues solo tenía 30 años, Anzoátegui falleció de forma repentina en Bogotá el 15 de noviembre de 1.819. Al conocer la noticia, Bolívar abrumado de dolor exclamó: “Habría yo preferido la pérdida de dos batallas a la muerte de Anzoátegui. ¡Qué soldado ha perdido el Ejército y que hombre ha perdido la República!